Pernod Ricard presenta su nueva marca Greasy Fingers para maridar con la comida rápida

0
509

En un audaz movimiento que desafía las convenciones establecidas en el mundo del vino, Pernod Ricard presenta su nueva marca Greasy Fingers, diseñada específicamente para maridar a la perfección con la comida rápida gourmet.

Esta innovadora propuesta busca conquistar a los paladares más exigentes y redefinir la experiencia de disfrutar un buen vino en un ambiente informal y desenfadado.

La marca Greasy Fingers se dirige a un público joven y moderno, amante de las experiencias novedosas y que busca romper con las reglas tradicionales.

Estos consumidores, según destaca Pernod Ricard, son asiduos a la comida rápida gourmet y disfrutan experimentando con nuevos sabores y combinaciones.

Con dos variantes iniciales, Luscious Red, un blend de shiraz y grenache que ofrece notas de cereza y fresa con taninos suaves y accesibles, y Big Buttery Chardonnay, un vino blanco con refrescantes sabores de durazno, vainilla y especias de canela, Greasy Fingers busca cautivar a aquellos que buscan una experiencia más informal y divertida al momento de disfrutar un buen vino.

Lucy Bearman, directora de portafolio de vinos y champán de Pernod Ricard UK, afirma que la categoría de vinos está “madura para la disrupción”.

“Greasy Fingers vuelve al corazón del vino al combinarlo con comida de una manera que rompe las convenciones tradicionales de la categoría”, declara Bearman.

“Creemos apasionadamente en un maridaje de vino y comida hecho en el cielo, pero no tiene que venir con un mantel blanco y una calificación”.

La introducción de Greasy Fingers complementa la cartera de vinos de Pernod Ricard en el Reino Unido, que incluye las reconocidas marcas Campo Viejo, Brancott Estate y Stoneleigh.

Esta nueva propuesta busca atraer a un público más joven y desenfadado, en un momento en que el número de bebedores de vino menores de 34 años está disminuyendo.

A principios de este año, Concha y Toro también presentó su propia marca de vinos disruptiva, Joy.

La gama Joy, compuesta por cuatro variedades, fue diseñada para ofrecer una “alternativa vibrante y atrevida” a las ofertas de vino convencionales en los supermercados, según el enólogo chileno.

Sin duda, la llegada de Greasy Fingers marca un nuevo rumbo en el mundo del vino, desafiando los límites tradicionales y ofreciendo una experiencia de consumo más informal y divertida.

Esta propuesta innovadora seguramente cautivará a los amantes del vino que buscan nuevas experiencias y no temen romper con las reglas establecidas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí