Claudia Yanzón: “El enoturismo supo reconvertirse rápidamente luego de la pandemia”

0
1262

El Bus Vitivinícola cumple 10 años y no para crecer y de sumar recorridos por las bodegas mendocinas. La creadora de este concepto único dentro del enoturismo argentino dialogó con El Malbec.

Por Esteban Perez Dacuña

El Bus Vitivinícola ya se ha convertido en un clásico para los turistas que llegan a Mendoza con el objetivo de conocer bodegas, degustar sus vinos, pasarla bien y no tener que preocuparse por organizar el paseo.

Este servicio es el único que permite disfrutar del sistema Hop On & Hop Off-Bodegueando, con 23 paradas fijas.

Este año, esta experiencia que nació como un emprendimiento de la mano de Claudia Yanzón, cumple 10 años de vida y extiende sus servicios a un nuevo recorrido, lo que hace aún más completa la oferta para “bodeguear”, como le gusta decir a su creadora.

“Estamos estrenando el nuevo recorrido que es Valle de Uco-Centro y que tiene como eje la Ruta Provincial 94. Un trazado que es emblemático para la vitivinicultura mendocina, porque en él tenemos dos indicaciones geográficas muy importantes como lo son Los Chacayes y Vista Flores. Este es el recorrido más extenso del Bus Vitivinícola, ya que desde la Ciudad de Mendoza tiene un tiempo de traslación de 1:40 horas”, explica Claudia Yansón.

¿Cómo surge este nuevo recorrido?

Tenemos dos recorridos al Valle de Uco, uno que va a Zuccardi Valle de Uco- Finca Piedra Infinita y Bodega Giménez Riili en The Vines Of Mendoza y el otro por Ruta Prov. 89 a la zona de Gualtallary y que se visitan las bodegas Andeluna, Domaine Bousquet y Salentein. Pero creíamos que nos estaba faltando este eje central del Valle de Uco, que es muy importante en la vitivinicultura actual.

El Bus Vitivinícola ya se ha convertido en un referente del enoturismo en Mendoza.

Si, lo piden los turistas, por suerte. Vamos a cumplir 10 años en mayo próximo y  con el paso del tiempo fuimos creciendo y modificando cosas que la demanda nos pedía. Empezamos con una minivan, luego pasamos a un bus de 24 pasajeros y ahora estamos con un transporte con capacidad para 44 personas.

¿Y cuál es el secreto?

Creo que el éxito radica en el objetivo del Bus Vitivinícola, que es la conectividad. Acercar la gente a las bodegas y que puedan sentirse que están bien conducido, que cuando llegan a la bodega ya tiene la reserva y que solo tienen que bajar del bus para disfrutar, eso muy importante. Además pueden comprar vino en la bodega con un descuento especial, esa es otra ventaja relevante a la hora de elegir un servicio. Desde el Bus Vitivinícola tratamos de transferir la cultura del vino. Contarle al turista de qué se trata todo lo que hay detrás de una etiqueta de vino.

¿Se amplió el segmento turístico?

Se amplió, es así. Llegan muchos turistas nacionales desde Buenos Aires, Córdoba y Rosario, y muchos extranjeros, sobre todo brasileños. Estos últimos, ayudados por la conectividad que nos permiten los vuelos casi a diario a las ciudades más importantes de Brasil, como San Paulo y Río de Janeiro. Además de eso, los peruanos volvieron a visitarnos, la gente de Panamá y de Centroamérica, debido al buen funcionamiento de la conectividad que Copa ofrece desde Panamá como Hub de las Américas. Muchos mexicanos, colombianos, ecuatorianos. También el chileno está volviendo a Mendoza, aunque con más cautela debido a las restricciones que tienen por el Covid.

¿Cómo se presenta el escenario post pandémico?

Está siendo muy bueno, porque el enoturismo supo reconvertirse rápidamente. Fue el primero que salió a ofrecer algo al mendocino y luego fue abriendo al turismo nacional e internacional con esta propuesta gastronómica de menú maridados, tapeos, picnics, sunsets, etc.

¿Cómo es el detrás de escena del Bus Vitivinícola?

La logística es el resultado de la estandarización de un procedimiento. Desde la empresa Cata, que provee el transporte hasta los pequeños detalles como pueden ser el sonido del micrófono que utiliza el guía; pasando por el agua que se le da al pasajero o la extremada limpieza de la unidad, está planificado. Después está el tema de la planificación de los recorridos y la información que se le brinda al turista, que es lo que tenemos que tener muy en cuenta para que el servicio sea de excelencia.

¿Y cómo es el tema de planificar un nuevo recorrido?

Bueno, hay bodegas que nos proponen ser partes del Bus Vitivinícola y otras que le proponemos nosotros. Para este nuevo recorrido Valle de Uco-Centro, salimos hace un tiempo con todo el equipo, es decir conductores y guías, a relevar las bodegas y una vez hecho el relevamiento solicitamos a las bodegas qué es lo que nosotros pretendíamos darle a los pasajeros  para que fuera diferente la experiencia en cada una de ellas.

El Bus Vitivinícola es el único servicio que ofrece la modalidad Hop On& Hop Off-Bodegueando, es decir subir y bajar, cada salida es un Camino del Vino diferente, mantiene un itinerario establecido con turnos fijos en las bodegas para: Visita – Degustaciones o Gastronomía. El pasajero no necesita realizar reservas previas en las bodegas, el Bus Vitivinícola cuenta con cupos confirmados en las bodegas que están disponibles según cada recorrido.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí