Bodegas del Grupo Peñaflor suman más de cinco mil hectáreas de fincas a la sustentabilidad

0
470

Peñaflor se sumó al protocolo de sustentabilidad que concentra y lleva adelante Bodegas de Argentina, y sumó 5 mil hectáreas de fincas a los protocolos creados para autoevaluar el impacto ambiental, social y económica y la competitividad de la industria vitivinícola argentina en el largo plazo.

Sus bodegas Trapiche y Navarro Correas en Mendoza, Finca Las Moras en San Juan, El Esteco en el norte argentino y Trapiche Costa & Pampa en la Patagonia se suman así a la iniciativa que busca mejorar y certificar calidad en los productos.

Este Protocolo de Autoevaluación de Sustentabilidad Vitivinícola, que es certificable y que fue desarrollado en el año 2011 con la colaboración del Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV), el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) y Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Cuyo, se implementa en más de seis mil hectáreas por una vasta geografía vitivinícola del país, donde Grupo Peñaflor se encuentra presente.

El Protocolo de Autoevaluación de Sustentabilidad Vitivinícola de Bodegas de Argentina integra el Programa de Sustentabilidad para la Industria Vitivinícola Argentina, que busca fortalecer la sustentabilidad ambiental, social y económica y la competitividad de la industria vitivinícola argentina en el largo plazo.

La autoevaluación tiene 14 capítulos que incluyen, entre otros, la gestión del uso del agua, el cuidado de los suelos, los residuos, los aportes a la comunidad y hasta el cuidado del aire. Las etapas abarcan la autoevaluación, la implementación y la auditoría de verificación, donde entran certificadoras internacionales como Bureau Veritas, DNV GL, Ecocert Argentina, IRAM, Letis, OIA Organización Internacional Agropecuaria, SGS Argentina y Schutter Argentina.

“Es una gran posibilidad que tiene el equipo de Viticultura y Enología de desarrollar y manejar viñedos en las regiones más representativas de Argentina como los Valles Calchaquíes en Cafayate y Chañar Punco, en San Juan en los Valles de TulumZonda Pedernal, en Mendoza en sus distintos valles productivos, en Patagonia en San Patricio del Chañar y en Chapadmalal desarrollando nuestro primer viñedo con fuerte influencia marítima”, explicó Marcelo Belmonte, director de Viticultura y Enología de Grupo Peñaflor.

“Esta gran diversidad de terroirs nos desafía a implementar prácticas de manejo específicas de acuerdo a la gran variedad de suelos y climas que disponemos. El objetivo principal es contar con viñedos naturalmente balanceados en equilibrio con su entorno utilizando prácticas altamente sustentables. La utilización de prácticas sustentables nos obliga a profundizar cada vez nuestros conocimientos en manejo del agua de riego, nutricional, cultivos de coberturas, manejos de canopia, y diseño de nuevos viñedos en cuanto a nuevos sistemas de conducción, variedades y portainjertos mejor adaptados a un contexto de calentamiento global. Esta certificación de Bodegas de Argentina es un gran logro para Grupo Peñaflor”, agregó Marcelo Belmonte.

Grupo Peñaflor tiene 3200 hectáreas productivas propias, bodegas en seis provincias, 2900 empleados y anualmente adquiere uva a más de 700 productores independientes. Es el principal exportador de vino embotellado de Argentina y primer productor de Malbec del mundo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí