Rebelado Wines, vinos rebeldes y sin prejuicios

104

Desde Rivadavia, al este de la provincia de Mendoza, la firma produce vinos frescos, jóvenes y modernos, donde los protagonistas son los varietales.

«Nuestro proyecto surge con la idea de crear un producto diferente, sin límites al tomarlo y sin reglas al servirlo, algo distinto, así es como nace REBELADO«, cuentan Mariano Venica, uno de los socio de este proyecto.

Y continúa: «En un año pandémico y convulsionado como lo fue el 2020, privados de viajes y reuniones, motivados por la necesidad de volver a las juntadas y los banquetes, donde el vino es el protagonista de la ceremonia, dimos a luz a REBELADO».

Desde Rivadavia, al este de la provincia de Mendoza, llega esta línea de vinos frescos, jóvenes y modernos, donde los protagonistas son los varietales.

Alejados de un estilo sofisticado REBELADO trae una propuesta que puede disfrutarse en picadas, asados, con gratas compañías y sin condiciones. Su nombre, es el génesis de la rebeldía. Es por ello que en las etiquetas hablan por sí solas.

¡La rebelión en la granja acaba de comenzar! Un gallo persiguiendo a su granjero fue el comienzo de una saga de cuatro varietales representados por animales de granja, todos en situaciones de rebelión.

De este modo, el Malbec ($320) fue elegido como la primera cepa. Caracterizado por su color rojo intenso y aroma a frutos rojos, posee un sabor suave y agradable, resulta el maridaje perfecto para carnes rojas asadas, guisados, empanadas y quesos maduros.

Continuando con la gama de los tintos, nos encontramos con el Cabernet Sauvignon ($320). Una etiqueta color violeta estridente, con una ilustración de un chancho alado, propinan una incertidumbre, digna de ser descorchada.

De color rojo rubí con reflejos purpuras y aromas a frutos rojos, es tan equilibrado y de suaves taninos, que tomarlo resulta más que placentero.

Es ideal para servirlo junto a carnes vacunas y de cordero, así como también con embutidos, hongos, quesos fuertes y maduros.

Ya adentrados en los blancos, nos encontramos con una cabra en el diván, “dulce, fresca y siempre loca”, nuestra cabra en terapia, nos invita a disfrutar de este increíble Blanco Dulce (360).

De color amarillo brillante y aromas tropicales, posee un sabor dulce y fresco, conservando su acides equilibrada. Es perfecto para disfrutarlo bien frío, o acompañado de tortas, postres o elaboraciones con cierto tener dulzón.

Y por último, dentro de la gama de los blancos, nos encontramos con el conejo rey del tiempo, quien nos invita a disfrutar sin prisa, de un delicioso Torrontés (360).

De color amarillo pálido, y con aromas a flores blancas, nos permite entregarnos en ese delicado equilibrio que nos brinda su bajo nivel de alcohol y acidez.

Sus cualidades lo convierten en el complemento perfecto para disfrutar todo tipo de pescados, ensaladas verdes, guacamole, y ni hablar de una buena empanada de humita.

En la actualidad, a pocos meses de salir al mercado, los vinos ya se distribuyen en todo el territorio argentino y en varios continentes como Europa, Asia y la región de Centroamérica.