El argentino Max Ortíz, head sommelier de uno de los hoteles más lujosos de Europa

405

El mundo del turismo de alta gama fue testigo por estos días de la reapertura del que supo ser el primer hotel 7 estrellas de Europa: el The Town House Galleria, ahora reconvertido en Galleria Vik Milano. Y el argentino Max Ortiz, un reconocido sommelier, fue elegido para armar la carta de vinos del bar y los restaurantes con que cuenta este imponente hotel, en plena galería Vittorio Emanuele II de la glamorosa ciudad italiana.

En abril pasado Alexander Vik, el magnate sueco dueño de la cadena de hoteles de retiro y
descanso Vik Retreats, sumará una nueva apertura a su extensa lista de establecimientos de alta gama. Y Max Ortiz, entonces, podrá sentirse orgulloso porque habrá sido una pieza fundamental en la parte gastronómica y de bebidas de los restaurants y del bar Vikissimo como head sommelier, asesorando y decidiendo principalmente sobre los vinos a incorporar en las selectas cartas.

Desde Milán, Ortiz cuenta que “una apertura o reapertura es una labor muy dura y estresante, tanto para quienes trabajan en el lugar desde hace tiempo como para quienes llegamos hace poco tiempo”. Sobre la función que cumplió y cumple como head sommelier, explica que “intentamos optimizar los recursos existentes para obtener los mejores resultados en el menor tiempo posible: analizamos los espacios, la operatividad de los lugares, reubicamos cosas, digamos que hay que estar muy alerta porque uno absorbe mucha información en poco tiempo y el tiempo corre desde que te otorgan el trabajo, incluso antes de llegar al hotel”.

En Argentina Max Ortiz es parte del equipo de Vicentin Family Wines –con quienes, aclara, se siente uno más de la familia- y tiene su propia empresa, el Black Palate Tour, un circuito de vinos all inclusive por los mejores lugares de Buenos Aires. Pero además trabajó para hoteles prestigiosos como el imponente Alvear Palace Hotel, el sofisticado Hotel Faena, y también adquirió experiencia internacional en lugares como el Hotel The Waonui Forest Retreat (Nueva Zelanda) y en la apertura del Zubarah Boutique Hotel Doha (Qatar, Medio Oriente), entre otros.

Sin embargo, Europa es otra cosa, y Max lo sabe: “Italia es un país fascinante, con una cultura vitivinícola y gastronómica de las más importantes del mundo, con lo cual que me hayan elegido para desempeñarme acá es un orgullo y a la vez una enorme responsabilidad. Por eso tuve que actualizar mis conocimientos y aprender mucho antes de mudarme a Milán”.

Su trabajo presencial, estima, le llevará algunos meses más –viajó en marzo de este año- hasta dejar todo a punto, en este fastuoso hotel que está a pasos de la famosa ópera La Scala y de la imponente Catedral de Milán.