Ya no hay vinos «olvidados» en Chile desde que existe Caleta de Wines

199

La plataforma online de venta de vinos llegó para romper todos los moldes y acercarle al consumidor grandes vinos de pequeños productores.

Caleta De Wines no es una plataforma digital de venta de vinos común y corriente, como las tantas que florecieron bajo el sol pandémico.

Este emprendimiento, que lo tiene a Liz Jopia y a Cristian Nuñez como cabezas pensantes, no es la típica venta online de vinos de grandes viñas a bajos precios.

Para estos «caletas» (copados), los vinos de autor son todo. Se encargan de darle visibilidad a esos viñateros chicos de valles olvidados y sin opción de vender por las redes -menos en sus pagina web-.

Estos winemakers nada saben de Instagram, ni reels, ni mucho menos de campañas publicitarias. Ellos solo hacen saben de hacer vino y del bueno.

«Tengo 40 años y desde que tengo uso de razón mi vida ha estado ligado al vino. Hace mucho soy vendedor para una viña (bodega). La vida del vendedor es ir de feria en feria, de región en región, restaurantes, fiestas eventos etcétera, todo el dia en la calle como decimos por aca», explica Nuñez.

Y continúa: «Con la pandemia nos encerramos, entramos en un letargo y el rubro se vio resentido. Enólogos, vendedores, sommelieres, encargados de venta, sufrieron la situación pandémica. Yo como buen «patiperro» empecé a desesperar, ya que el encierro mata….habia que hacer algo para mantenerse activo».

El inicio del negocio o el modelo de negocio se dio a partir de la cercanía de los socios con estos pequeños productores. Con poco de suerte y otro de confianza, Nuñez y Jopia empezaron a recibir los vinos de estas bodeguitas e iniciaron la comercialización. De esta manera sumaron varios pequeños viñateros independientes, desde el Valle de Limari -muy al norte de Chile- hasta Bio-Bio, bien al sur.

Por el momento el proyecto está en pleno crecimiento y busca posicionarse como un sitio de referencia en todo Chile. Para sus creadores, además de lo que significa Caleta de Wines como una actividad comercial es una manera de matar el aburrimiento y de ayudar a los pequeños productores a tener mayor visibilidad dentro de un mercado lleno de ofertas de buenos vinos, como lo es el chileno.

Ahí hay que detenerse, porque en ese sentido Caleta de Wines se declara copa en alto, amante de todo el sabor marino del borde costero; admirador sin pausa de las bondades del interior aconcagüino y su rotunda calidez, del frescor a veces punzante de Casablanca, Leyda y San Antonio; también del ritmo ancestral de Marga Marga y las sorpresas costeras del Zapallar viñatero ¿Cuántas regiones del país -un país de vinos- posee tantos valles para elegir y disfrutar? Solo esa reflexión nos motiva… a brindar pues, por estar parados sobre una tierra única, que merece una difusión viñatera y gastronómica, que siempre deben ir de la mano.

Otro punto a destacar super producción de los diseños tanto en la plataforma como en todo lo que se refiere a su presencia en las redes sociales. Recomendable seguir su cuenta de Instagram: caletadewines