Un Club de Vinos en donde los socios ofrecen al público sus “tesoros” mejores guardados

259

En este espacio ubicado en el paraje tupungatino de La Carrera, al pie de los Andes, todo gira en torno al vino. Hasta allá llegó El Malbec para conocerlo de la mano del sommelier Luis Mantegini.

Transitar por el camino que lleva hasta el Club de Vinos de Estancia Atamisque, en La Carrera -Tupungato-, no es un viaje más. Es bucear en un paisaje arrollador para los sentidos que se potencia al llegar a la Estancia cuando el visitante entra en contacto con el motivo del viaje: el vino.

Allí, el sommelier Luis Mantegini oficia de anfitrión de El Malbec. Sus años en la industria lo han puesto al frente de este proyecto, en la dirección técnica de El Club de Vinos.

Para entender de qué se trata este lugar, Mantegini los resume como “un espacio donde los socios, todas personas físicas, pueden tener sus vinos guardados en lookers, ubicados dentro de una cava”. Y continúa: “Estos vinos los comparten con amigos, críticos, sommeliers, compradores, periodistas o simplemente para hacer degustaciones. Es un espacio para que el socio atienda a su invitado a modo de anfitrión”.

El Club de Vinos es un lugar neutral, es decir que los socios pueden formar parte de la carta de vinos y todos tienen la misma visibilidad y participación. Dentro de los socios hay enólogos o empresarios vitivinícolas reconocidos como Mariano Di Paola, Federico Isgró, Eduardo Pulenta, Fernando Gabrielli, Pepe Regginato, Matías Michelini, entre otros.

Además, el Club está abierto para cualquier persona interesada que quiera hacer una experiencia con el vino en este fantástico paraje de Mendoza llamado La Carrera, en Tupungato. El portal de ingreso ubicado sobre Ruta Provincial 89,  rescata el tradicional sistema de pircas con piedras del lugar con las tradicionales tranqueras de la zona. Una ves dentro del predio, todo se convierte en una experiencia inigualable, al pie de la Cordillera de los Andes y rodeado de un paisaje que incluye vides, prados verdes, colinas y animales.

“Es un lugar fascinante desde el punto de vista del paisaje y eso lo asociamos al mundo del vino. Buscamos que los precios sean los mismo que en las vinotecas y que la gente venga a disfrutar del vino y el paisaje. Hacemos eventos especiales, como degustaciones. Además el personal está capacitado para recomendar y hacer probar al consumidor proyectos enológicos diferentes o que no están en el mercado”, explica Mantegini.

Claro está que el eje del Club es el vino. Pero es bien sabido que necesita, a veces, de un acompañamiento gastronómico. Para ello el lugar cuenta con un equipo de cocina comandado por el chef Rodrigo Lucero. Durante la semana hay opciones de tepeo o tablas de quesos y los fines de semana y feriados, hay propuestas de maridaje con menúes especiales. Estos cuentan con tres pasos que se combinan con vinos de tres socios diferentes.

Un dato que genera sorpresa es que estos mismo socios participan del desarrollo del plato que acompaña a su propio vino. “Vienen y eligen los elementos y cocinan junto con nosotros”, explica Rodrigo Lucero.

“La particularidad de este esopacio es que la persona que viene y pasa por el Club, tiene la posibilidad de degustar o de comer con vinos de diferentes bodegas en un solo lugar, algo que no podría hecer si va a visitar una bodega. Es una manera de aprovechar el día también, con vino, comida y paisaje, todo en un solo lugar”, dice Mantegini.

Otro aspecto importante que no debe dejar pasar por alto quien quiera visitar el Club, es que posee una gran diversidad de varietales y regiones vitivinícolas, entre las propuestas enológicas que ofrece. Además, El Club está pensado con un concepto en cuanto a los precios de sus ofertas. “Hoy el consumidor sabe de precios y de calidades, por eso debemos estar acorde con la realidad económica que se vive”, aseguran desde el espacio.

También se planifican degustaciones mensuales que están coordinadas por los propios socios. Estos se encargan de presentar sus proyectos y etiquetas. Los asistentes a las degustaciones tienen la posibilidad de charlar con ellos.

“Mientras más socios tengamos más diversidad de vinos y de etiquetas vamos a tener y eso es un desafío importante para mi como sommelier”, concluye Mantegini.

Datos importantes

RESERVAS: +54 9 261 535 92 05

​​_BAR DE VINOS & TAPAS: (Martes a Viernes, de 11 a 17 hs.)


_COCINA DE MARIDAJE: (Sábados y Domingos, de 12.30 a 15.30 hs. Con reserva previa.)


_TARDES DE TÉ: (Sábados y Domingos, de 16.30 a 19.30 hs. Con reserva previa.)

  • Por Esteban y Sebastián Perez Dacuña