Guillermo Barzi Canale: Presente y futuro de la bodega más tradicional de la Patagonia

43
Guillermo Barzi. (Vice presidente Wines of Argentina)

Desde su fundación, allá por 1909, la bodega Humberto Canale ha sabido combinar la sabiduría artesanal con las técnicas más modernas de elaboración de vino.

Es indiscutido el papel que tuvo para el desarrollo de la vitivinicultura de la zona del Alto Valle del Río Negro el establecimiento del proyecto liderado por el Ingeniero Humberto Canale, quien descubrió el lugar cuando recorría la región para implementar los sistemas de irrigación junto con otros directivos de Obras Públicas del gobierno del General Roca. 

Guillermo Barzi Canale (h.) -5ta. generación de vitucultores- es el actual Director Comercial de la bodega y en este entrevista de la Asociación Argentina de Sommeliers habla más sobre el futuro inmediato que proyectan, los cambios, la innovación tecnológica que están poniendo a punto para seguir siendo un establecimiento vitivinícola fuerte en la zona.

Siempre escuchamos sobre el amor por las tierras en las cuales se asienta la bodega y los viñedos, ¿cómo es la relación que llevan a diario con el medio ambiente y la comunidad?

GBC: Para nosotros ser responsables con la protección del medioambiente es un compromiso asumido desde sus inicios. Justamente fue Humberto Canale uno de los encargados de sentar las bases para el cultivo en el Alto Valle de Río Negro a partir de un sistema de uso consciente de las aguas de ese caudal.

Nuestro objetivo es actuar como guardianes del patrimonio natural del Alto Valle. Hicimos aportes que ayudaron a la optimización y la protección de los recursos naturales de la región.  Como así también el desarrollo con nuestra comunidad.

Todos estos esfuerzos y compromisos se materializaron durante los últimos veinte años en la obtención de las más exigentes certificaciones internacionales referidas a buenas prácticas agrícolas, manejo de cultivos y producción, además de las especializadas en Responsabilidad Social Empresaria y Sustentabilidad.

¿Cuáles son los últimos cambios que incorporaron en la bodega que contribuyen con las técnicas sustentables que ya venían desarrollando?

GBC: Este proceso se inició en 2001 con la obtención de la primera certificación Global G.A.P., mantenemos desde entonces ininterrumpidamente este estándar para los viñedos y cultivos.

 En el 2020 fuimos la primera bodega de la Patagonia en obtener el certificado de sustentabilidad de Bodegas de Argentina y también un moderno sistema de paneles solares para las instalaciones de la bodega, que permite generar el 30% de la energía eléctrica que requiere su funcionamiento. 

En paralelo, cada una de estas prácticas resultaron en la recuperación de hectáreas de flora nativa donde la fauna del Alto Valle de Río Negro se encuentra protegida y en total libertad como parte de un compromiso por el cuidado de la biodiversidad y medioambiente de la Patagonia.

¿Cuáles son las nuevas metas y desafíos de la bodega para los próximos años?

GBC: Siguiendo con los objetivos de mediano plazo, queremos incrementar nuestro volumen un 30% (2023) alcanzando los 2 millones de botellas manteniendo el mix actual, para lo cual hemos incorporado el año pasado 220 mil litros de capacidad en tanques de acero, nuevos equipos de frío para hacer frente a este crecimiento y un plan de mejoras en la parte edilicia de la bodega para ponerla en valor. A su vez, en la parte productiva, seguimos con nuestro programa de plantar cinco hectáreas por año, fundamentalmente de Pinot Noir y Malbec.

Además el desafío en el 2021 será desarrollar el negocio de Bag in box a través de una moderna máquina que adquirió la Provincia de Río Negro para las bodegas de la región.

¿Y a nivel productivo, qué novedades tiene Humberto Canale?

GBC: Venimos desarrollando en la últimos años inversiones estratégicas en variedades como Sauvignon Blanc de un clon chileno y Pinot Noir de nuestro propio vivero.

¿Cuál es para vos el vino que mejor representa al Alto Valle y por qué? 

GBC: En cuanto a los tintos, nuestra Bodega es reconocida desde hace décadas por  Merlot, Pinot Noir y Malbec. El Merlot es quizás el cepaje tinto emblemático de la Patagonia y en el Alto Valle se beneficia con la influencia del río y la humedad que ese caudal de agua aporta. De este modo en nuestra bodega se obtienen algunos de los Merlot de mejor calidad del país a partir de vides antiguas. Adaptados a la región y a sus suelos, estos Merlot resultan profundos y brillantes, con aromas complejos de frutos negros y especias. Poseen un paladar aterciopelado e intenso que se luce con un gran potencial de añejamiento. 

Por su parte, el Pinot Noir es una cepa compleja que ha dado grandes alegrías a la bodega. A partir de una combinación de material masal antiguo y nuevos clones europeos, los Pinot Noir son reconocidos en el mundo por su tipicidad varietal, buena madurez con aromas de cerezas y frutos rojos con rosas y paladar refinado.

Respecto del Malbec, en los últimos años se pudo seleccionar el material más adecuado para la región, logrando así vinos de Malbec con la tipicidad frutal característica, notas de violetas y tonos terrosos y minerales que hablan del origen. En paladar son tintos equilibrados de frescura agradable y taninos jugosos, un perfil que da cuenta del trabajo y dedicación de la bodega por obtener vinos de excelencia. 

Otro de los clásicos de la bodega es el Cabernet Franc, que cultivan desde 2001 y que nos premitió ser pioneros en Patagonia con esta cepa que hoy gana adeptos en Argentina. 

A partir de la selección de las mejores barricas de estos varietales, en 2019  lanzamos un vino ícono, Barzi Canale, un red blend que sintetiza los 110 años de viticultura patagónica. Representa a las nuevas generaciones de la familia a partir de Malbec, Merlot, Cabernet Franc y Petit Verdot.

Fuente AAS.