El número 1 del sushi en Argentina abre su cuarto restaurante en México

56

Más que una experiencia, una aventura gastronómica: SushiClub estrena un espacio en medio de la selva de Tulum

Luego de realizar seis aperturas nacionales e internacionales en un contexto complejo, y a la espera de seis aperturas más, SushiClub anuncia la inauguración de su cuarto espacio en México, en el exótico destino de Tulum.

La marca pionera en sushi en Argentina se caracteriza por brindar una experiencia que estimula todos los sentidos y esta nueva plaza redobla la apuesta.

Quienes visiten el espacio ubicado en el medio de la selva caribeña de Quintana Roo estarán complacidos con un menú totalmente adaptado a los sabores aztecas y disfrutarán de una aventura gastronómica que involucra el traslado ida y vuelta a diferentes hoteles en el “SushiClub Taxi”, un simpático motocarro apto para movilizarse entre los caminos del poblado.

Con este ambicioso proyecto, SushiClub deja en evidencia cómo cada propuesta se adapta a la idiosincrasia de cada lugar apelando a la maleabilidad, un punto muy importante en cuanto a expansión y crecimiento se refiere.

Así es como el local de aproximadamente 200 metros cuadrados, con capacidad para 80 comensales, combina la sofisticación de la marca con la impronta natural de Tulum, dando como resultado una reinterpretación del hábitat que se refleja tanto en la carta gastronómica como en el vanguardista espacio que tiene el ojo puesto en cada detalle y donde nada está librado al azar.

En términos de arquitectura, el diseño del local es orgánico y predomina el bejuco, una planta nativa tropical de tallos largos, delgados y flexibles que se utilizó históricamente por los antiguos Mayas en la elaboración de tejidos de cestería y fabricación de muebles y cuerdas.

Estos tejidos revisten desde el techo, hasta las paredes y columnas, faena que se logró fusionando prácticas de elementos naturales y de bajo impacto ambiental con recursos modernos.

La armonía entre lo ancestral y vanguardista queda en evidencia en detalles como la protagónica barra de cocktails de microcemento alisado con tapa de parota, el logo de la marca en madera tallada a mano que se lleva todas las miradas desde la avenida principal de Tulum, la cabina de DJ que recibe referentes de la música electrónica y el esmerado mobiliario.

En cuanto a la carta, se conjugan los mejores sabores de la cocina asiática con ingredientes mexicanos, dando con el génesis de platos icónicos que refuerzan la sensación de que la experiencia va más allá y se transforma en una aventura gastronómica.

Ofrecen platos principales, rolls y postres flambeados en la mesa por su chef; platos ahumados que se sirven con campanas de vidrio soplado para mantener el humo dentro; e icónicas creaciones de la marca, como el roll Buenos Aires: relleno de salmón, langostinos, palta y queso crema, con salmón por fuera y salsa de sésamo.

También ofrecen sus creativas piezas sin arroz, como el favorito Placer Real, relleno de palta, palmito y queso crema, envuelto en lámina de tamago y salmón, bañado con salsa de maracuyá y crocante de batata; el Soul Roll, relleno de palmito y salmón, envuelto en tamago, recubierto con lámina de queso crema y bañado con almendras caramelizadas y el Smoke Fire Roll relleno de aguacate, camarón tempura y queso Philadelphia; con finas láminas de salmón ahumado flameado, top de mayonesa japonesa y negui.

La carta se complementa con variedad de entradas, como el Pulpo Robata a la parrilla marinado con mantequilla batayaki sobre papas confitadas al sake, salsa acevichada al ají amarillo, brotes de cilantro y crema de aguacate al wasabide o un Tataki de Atún sellado, con chimichurri; sobre salsa oriental, brotes de cilantro y nabo.

Son infaltables los woks, como el Tepanyaki de arroz gohan acompañado de vegetales a la plancha (espárragos, brócoli, zanahoria, pimiento, cebolla y calabaza) en salsa teriyaki, acompañado de salsa goma-dar.

Y no faltan opciones ligeras, como las Ensaladas Poke y los Tiraditos de pesca fresca con ingredientes como leche de tigre, salsa tropical picante, cebolla morada, lluvia de furikake cilantro, cubos de mango y más.

Para el dulce final, los afortunados que visiten este nuevo local podrán disfrutar de un Daifuku Mochi, tradicional dulce japones relleno de anko, fresa y te matcha, acompañados de gelée de fresa, salsa tropical y crocante de arroz o un Tempura Helado Fire, helado rebozado en tempura, sobre tierra de chocolate, frutos rojos y flameado con brandy.

Cabe destacar que SushiClub inauguró seis nuevas plazas en formato Deli&Take en 2020; cinco de ellas en Buenos Aires –en las localidades de CABA, Don Torcuato, Campana, Zárate y Avellaneda– y una sexta en Saltillo, México.

Además, esperan la apertura de seis nuevos locales (contando Tulum) en Luján, Salta, Mendoza y Uruguay, en formato restaurant con delivery y en Francisco Álvarez en formato Deli & Take.